Sacrificio

En las estepas del Asia Central, el Caballo del mago Tóshtück, Tchal-Kouirouk, tuvo que utilizar sus poderes para encontrar el alma de su jinete en el «mundo inferior». Sin embar go, para conseguirlo, su amo tenía que arrancarle, a latigazos, trozos de carne «grandes como corderos» para que su magia resultara eficaz. De este mo do, pasar de lo real a lo imaginario su pone un tremendo sacrificio para el Caballo… ¡que prefiere seguir siendo un egoísta y olvidar su saber incons ciente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: