Seducción

El Caballo adora la seducción; es su pasatiempo favorito, como para otros es la escultura en marfil. Sin embargo, no tiene la paciencia suficíente para ser un verdadero seductor, pues, si le rechazan, irá a buscar a otra parte. Las reglas del acercamiento len to y progresivo son incomprensibles para él. Seduce, sobre todo, gracias a un encanto innato que harían que las ramas de un sauce se enderezaran ha cia el cielo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: